Besos

– No me besés, no me digás que me querés, me duele el almita.

– Y a vos, ¿quién te dijo que yo solo te quiero con mis besos? Yo te quiero con mis manos, con mis ojos, con mi piel, con mis dedos, con los pies, la nariz y los oídos. Te quiero con todo.

Y entonces, yo seguí pensando, que no quería más besos ni palabras bonitas.

Y me pregunté: ¿Con tu ausencia, también me querés? ¿Con los huequitos que me han quedado dentro, también? ¿Me querés con las lágrimas? ¿Con los dolores? ¿Con las horas extrañandote, los días y meses?

No me quieras, solita me veo más bonita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s