Hoy me levanté y era un tren. Pero, era un tren muy viejo y muy feo, me faltaba aceite y además me había descarrilado. Me dió susto.
Porque yo iba por  ahi rodando sin ton ni son, y pues, una así sea un tren también tiene su corazoncito.

Y yo, pensé ” Qué horror, que dirán mis amistades, que soy una descocada, andando por ahi fuera de los rieles, como si me hubiera enloquecido o algo”

Entonces paré y me acosté en un pradito, a ver las nubes y a tomar el sol. Y luego mire bien, y ya no era un tren, era una vaquita de san antonio.

Y me fui a tomar el té tan campante.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s