Lo que mas recuerdo es el brillo de sus ojos y luego la huella de su voz en la estrecha oscuridad.

Los besos colgaban de la asustada superficie como relojes de Dalí y caían entre los huecos sin duendes y luego sentí su acre olor dentro de mí y me comí su olor y el corazón de su olor… las manos se repitieron hasta el cansancio y había más manos que lugares para ellas…

Tu cuerpo blanco como la luna de los sueños. Tus ojos abiertos sobre un enigma.

Bajo al fondo del mar y toco, justo antes de morir, una piedra. La piedra me trae de regreso a la superficie. No trato de entender lo que ocurre, me tiendo sobre tu cuerpo y escucho lo que dicen los astros. Una voz trata de romper los espejismos pero ya no puede. Eres tanto asi…mi cuerpo no lo puede creer, no creo en mi cuerpo. Mi cuerpo se opone como estúpida ciencia entre tú y yo. Mi cuerpo se deshace para dejarme entrar, tu cuerpo es duro como una ley. Renuncio a mi cuerpo,  me entrego al tuyo, renuncio a mi alma. Eres el hueco en mi corazón, la raya en mi pensamiento.

 

Todo sin ti es desteñido y sólido, algo ya no esta conmigo, el encanto murió y sólo quedan el insípido placer, la oquedad, el vació. El deseo sigue intacto pero la atmósfera no fluye.

 

Tu eras mío cien años antes de pertenecerte, te salve muchas veces en otras vidas, torcí tu corazón y nadie pudo enderezarlo.

Estabas hecho de tal forma a mi naturaleza que nadie estará conmigo sin tenerte un poco…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s