Anna Berlo.

berlo

Anuncios

De vuelta.

Aún tengo tus letras metidas entre mis ojos. A veces, con el parpadeo mecánico, se me llenan de recuerdos las pestañas, y tus luces acuosas aparecen frente a mi como eternos pendientes y espacios sin llenar.

Los sonidos, los gritos, los murmullos; se apoderan de cada esquina polvorienta de mi mente, y entre apuestas y películas posmodernas, tu imagen de hace visible, negándose a convertirse en un recuerdo borroso.

Tu respiración se sincroniza entonces con la mía, y tomamos juntos el tren para desaparecer por un rato, escondiéndonos y tocando las paredes blancas con los dedos.

Las manos bailan sobre la piel al ritmo de una canción cualquiera, y al tocar tu pelo, los fantasmas se unen a nuestra danza terca y sin motivos.

Exhalo tu memoria. Sales de mi cuerpo, no sé por cuánto esta vez.

Más distante, tu cara se hace difusa con la niebla del tiempo.

 

Besos

– No me besés, no me digás que me querés, me duele el almita.

– Y a vos, ¿quién te dijo que yo solo te quiero con mis besos? Yo te quiero con mis manos, con mis ojos, con mi piel, con mis dedos, con los pies, la nariz y los oídos. Te quiero con todo.

Y entonces, yo seguí pensando, que no quería más besos ni palabras bonitas.

Y me pregunté: ¿Con tu ausencia, también me querés? ¿Con los huequitos que me han quedado dentro, también? ¿Me querés con las lágrimas? ¿Con los dolores? ¿Con las horas extrañandote, los días y meses?

No me quieras, solita me veo más bonita.

Canto

Quería mandarle canciones. Quería que un sonido le hiciera recordarme, y así, irme metiendo despacito despacito, y tendría una esperanza microscópica de que todo fuera como antes.

Pasé desde Etta James y su “I would rather go blind, than to see you walk away from me”, hasta Amy Winehouse con su “For you I was a flame, love is a losing game” y hasta traté de disimular mi culpabilidad con esa patadita de ahogado que es ” I told you I was trouble, You know that Im not good”.

Nada era suficiente. Mis sentimientos, mis pensamientos, mis reflexiones, mis temores, mis inseguridades eran TAN absolutamente complejas, que no había nada que pudiera abarcarlas.

“Everytime I close my eyes, it’s like a dark paradise”

Quería algo oscuro, algo que le hiciera sentir el profundo dolor que me genera herirlo, y al mismo tiempo, la naturaleza cambiante  que está en mi e inevitablemente me obliga a hacerlo.

Quería que el comprendiera, que los actos que nos distanciaban, para mí, no modificaban lo que significaba él en mi vida, y que a pesar de tratar de cambiar mis lógicas, habían cosas que no había podido transformar. Volvía siempre a mis mismos fantasmas, a los mismo demonios que trataba de exorcizar una y otra vez. Esos demonios, me seguían consumiendo por dentro, por fuera, arriba y abajo, en todos los espacios en los que mi mente encontraba un espacio de divagación.

Su presencia, sin embargo, era un calmante para mi constante insatisfacción. El, su esencia, su espíritu, su cuerpo… Constituían el remedio perfecto, que sin embargo, no era absoluto.

“Sufro la inmensa pena de tu extravío, siento el dolor profundo de tu partida. Y lloro sin que tu sepas que el llanto mío, tiene lagrimas negras, como la vida mía”

Quiero que te quedes. Quiero irme. Quiero que te vayas, y me lleves contigo. Quiero que nos vayamos.

Y mientras tanto… Te quiero.

Eso quiero. Te quiero a vos. Quiero querer a  tu alma, libremente, con mi alma abierta para abrazarte mientras tu quieras.

También quisiera que comprendieras que para mí, amar no es poseer. Amar es apreciar al otro en la inmensidad de su ser, contemplarlo y darse cuenta de podrías respirar su aire mientras te quede vida para hacerlo.

“Pobre corazón que no sabe que decir, si te vas por lo que soy o por lo que nunca fui
Hay caminos que hay que andar descalzo, ya no te preocupes más por mi
Siempre me entra arena en los zapatos, esta vez me quedo aquí.
Si te cabe el cielo en un abrazo siempre habrá una estrella para ti
Si catorce vidas son dos gatos aún queda mucho por vivir”

He amado. Amo. Amaré.

 

Volver

He pensado que a veces la cabeza esta tan desorientada que no es siquiera posible crear una oración con sentido y plasmarla en el papel. Sin embargo, he pensado también que plasmarlas -por absurdas e incoherentes que suenen cuando relees lo escrito- es una cura maravillosa para las almas turbadas.

Mi alma si que está turbada. Soy un desastre emocional en este instante de mi vida, y las búsquedas cada vez se hacen más complejas, al tiempo que las respuestas se hacen mas inciertas.

“Tu fuiste la que pusiste tu cara sobre la mía/Y llorando me dijiste que jamas me olvidarías// Yo quisiera ser la brisa para batir tus cabellos/ y meterme dentro de ellos para escuchar tu sonrisa”

Whatever. El puente bonito me hace ojitos desde lejos, el muy cabrón.

image

Motherfucking

A. Why my last relationship ended.

i loved him so much.

B. Who I like and why I like them.

This one, because he’s smart. This other one, because he’s nice to people. And this last one, because he likes me and i really think i should like him back.

D. Hardest thing I’ve ever been through.

Having love pouring down my legs.

E. My best friend.

I dont think i have any friends at all…

F. My favourite movie.

Shame. It used to be Billy Elliot, but i guess i got tired of dreaming, and get used to chaos.

G. Sexual orientation.

dis-oriented.

H. Do I smoke/drink?

Like a cake.

I. Have any tattoos or piercings?

I changed the cutting material.

J. What I want to be when I get older.

I’m not sure if I want to get older.

K. Relationship with my parents.

dis-oriented

L. One of my insecurities.

Im actually scared of dreaming, because im scared of failing.

N. Favourite place to shop at?

That guy in the corner, over there.

O. My eye colour.

Liquid brown.

P. Why I hate school.

Because i finish it.

R. Favourite song at the moment.

Damn your eyes – Zora Young

S. A random fact about myself.

I really enjoy talking to my cat, even though she never says anything back.

T. Age I get mistaken for.

40

U. Where I want to be right now.

Somewhere else. out.

V. Last time I cried.

Right now. Not all tears are visible.

Z. How are you?

Great Question.

Divagaciones vespertinas

Me pregunto si fuiste tú el que se quiso ir, o fui yo la que no quiso que te quedaras.

Me pregunto si nos alejamos en mutuo acuerdo, o las demás personas nos impidieron a fuerza estar lo suficientemente cerca.

Me pregunto todo el tiempo, si es resignación, o si de verdad, ya no lo siento tanto como antes.

– Apelando al cinismo de quien nunca tuvo el valor para cruzar sus propias fronteras –

 

Quisiera no preguntarme más. 

Quisiera que estuvieras aquí. Quisiera no querer que estuvieras aquí.

No puedo evitarlo. Sigo preguntándome.

¿Somos culpables de nuestro destino, o está escrito desde antes de pisar la tierra?

¿De verdad somos tan ineptos, como para tratar de pretender que nada ha pasado y continuar el camino como si nunca nos hubiéramos desviado?

Yo no puedo hacerlo. Todas las noches me obligo a mi misma a comprender que nada nunca pasará, jamás vendrás a mi, yo no iré a ti, nos iremos alejando cada vez más hasta que, eventualmente, será un recuerdo borroso, que se difumina en la mente aún más con cada latido. 

Me pregunto… ¿Será posible hacer caso omiso a lo que mi corazón grita con tanta fuerza, que me aturde el alma cada vez que apareces medio invisible, medio envuelto en smog, medio envuelto en un halo brillante que no me deja apartar los ojos?

 

Quiero dejar de escalar, cada vez tus patadas me golpean más fuerte contra el asfalto. No me queda un hueso sin romper.

Martes.

Este sin sabor constante. 

La frustración de anhelar profundamente lo que no se puede tener. La desazón suprema de esperar lo que nunca vendrá.

Estoy en guerra continuamente con mi propio cerebro. Tengo una enfermedad terminal, se llama “devenir incesante, infinito, inagotable.” El constante análisis, la lucha entre ser y dejarlo ser, entre decidir o dejarse llevar por lo que venga. 

 

“Lo más difícil es convencerse a uno mismo. Una vez se ha dado ese paso, lo demás fluye mejor. Es la negación de la realidad lo que la hace más invivible.”

Contradictorio es, sobremanera, que éstas palabras salgan de una cabeza atormentada, gastada a fuerza de luchar con lo que es, con lo que debería ser y con lo que le gustaría ser; con la realidad que se niega a  dar por sentada. Es mi pelea, la misoginia feminista, el hippismo posmoderno, el budismo capitalista, el liberalismo convencional.
Las partes que forman mi todo, y a la vez, componentes del desarraigo emocional, fisico e intelectual. La expatriación nacionalista.
Mis partes, no se complementan, se pelean entre ellas.

Dicotomía.

 

Vivir en un espacio errado, que se venera profundamente. No identifico mi país. Mi ciudad. Mi barrio. Mi familia. Mi cuerpo. Mi mente.

Quiero saber quien soy, a pesar de que lo sé desde que abrí los ojos por primera vez en este planeta.
La negación interrogante, la búsqueda de una respuesta que ya conozco, pero que espero cambiar en mi mente a voluntad.

A veces nos mentimos tanto, que a fuerza de hacerlo, se nos olvida que era real, y qué no.